En septiembre se celebran las Fiestas de la Vendimia en Logroño, una cita declarada de interés turístico nacional. Aunque la capital acoge la mayoría de los festejos, los pueblos de la región reciben a numerosos turistas atraídos por la celebración. Entre las opciones más demandadas, los alojamientos en Ezcaray, un tranquilo municipio a solo 40 minutos de Logroño.

La festividad arranca el día 20 de septiembre, con el lanzamiento del cohete desde las balconadas del Ayuntamiento por el alcalde de la ciudad, junto a los Vendimiadores Mayores y un chico y una chica elegidos para representar a la ciudadanía en estas fechas.

Al día siguiente, en el día del apóstol San Mateo tiene lugar el acto principal de las fiestas, “el Pisado de la Uva”.  En él, niños de todas las comarcas de La Rioja llenan con las primeras uvas de la temporada una cuba, para ser pisada por dos hombres vestidos con el traje regional, en una especie de baile ancestral. De este acto saldrá el Primer Mosto de la Vendimia que más tarde será ofrecido a la patrona de la región, la Virgen de Valvanera.

Durante 7 días, las calles se llenan del aroma del vino y de la comida riojana, que cobra especial protagonismo entre los miles de asistentes con degustaciones organizadas por las “peñas” locales.

Los pasacalles de la comparsa de gigantes y cabezudos, la feria taurina, conciertos, teatro y fuegos artificiales completan esta festividad, elegida entre las mejores Fiestas de la Vendimia de España.

El cierre de los festejos tiene lugar con la tradicional quema de la cuba, tras un desfile previo de los peñistas por las calles céntricas de la ciudad. Un final al que acuden miles de personas a modo despedida y que tiene su réplica en otras localidades de la región.

Y es que las Fiestas de la Vendimia se han convertido en uno de los principales atractivos turísticos para La Rioja, cuyo impacto alcanza no solo a la capital, sino a municipios más pequeños como Ezcaray. La proliferación de alojamientos en Ezcaray, en los últimos años, como los apartamentos Real Valle Ezcaray, unido al paraje natural en el que se encuentra hacen de este municipio uno de los más turísticos de la región y una de las mejores opciones de alojamiento para visitar La Rioja en esta época del año.